MINDFULNESS

«Mira más allá de tus pensamientos

para que puedas beber del néctar puro  de este momento».

 Rumi

 

Mindfulness es una práctica basada en la meditación budista y el yoga (Kabat-Zinn, 2003), aunque podemos decir que el concepto en sí mismo, como capacidad de ser consciente y estar atento, no pertenece a ninguna religión o filosofía, pues es inherente al ser humano.

Los máximos exponentes de mindfulness son Jon Kabat-Zinn y el maestro budista Thich Nhat Hanh. Esta práctica incluye la meditación formal, la meditación informal, la meditación caminando y el yoga. Su componente laico, y su efectividad demostrada por la neurociencia en distintas publicaciones, para mejorar el bienestar personal, la memoria, la atención, la empatía, la resiliencia y disminuir el estrés, entre otros beneficios, han sido determinantes para que se integre cada vez más en campos de la sociedad actual, desde el ámbito clínico hasta el empresarial y el educativo.

Una de las definiciones de mindfulness más extendidas es la de Jon Kabat-Zinn (2003), considerado el precursor de esta práctica, quien explica que es «la conciencia que emerge al prestar atención intencionalmente, en el momento presente y sin juzgar, a la experiencia que se despliega momento a momento». Siegel (2007) afirma que este proceso, aunque es intrínseco al ser humano, no es automático, sino que requiere práctica y disciplina.

«Mindfulness es ser uno con el momento presente, con el instante que transcurre, aquí, en este lugar, conmigo y con mi entorno; uniendo el microcosmos con el ma­crocosmos en un lapso infinitesimal eterno; identificando mi consciencia in­dividual con la Pura Consciencia Infinita y Atemporal.» (Fajardo, 2020).